¡Saludos, banda! ¡Primera reseña cinematográfica de este año! Mi pequeño plan en relación con cambios en la sección para este año es hacer dos tipos de entradas: una para estrenos (que espero ya poder ir más seguido al cine) y otra para ‘la favorita de la semana’. Es decir, de las películas que intento ver de manera diaria, cuál me pareció más destacable durante la semana, a modo de recomendación. Serán entradas más cortas que las infinitas de recomendaciones, con lo que espero ya no perderme ninguna semana y que ustedes tengan opciones más variadas para decidir cuando tengan ganas de ver algo nuevo. Y bueno, empezamos 2020 con cine surcoreano, ¿qué mejor auspicio?

Porque ya saben que amo el cine surcoreano, ¿verdad?

Vi la película porque un amigo me dijo que era la mejor película surcoreana jamás filmada desde “Oldboy”. Lo que claramente es una exageración muy peligrosa, pero al menos tenía razón en que es una excelente película y que no necesariamente le hubiera prestado atención de haberme dejado guiar por la premisa. Hay un subgénero de películas surcoreano que yo considero como ‘histórico/políticas’ que, debo confesar, por lo general me resultan demasiado confusas e incluso a veces aburridas. Esto porque no estoy tan familiarizada con su historia como para llenar los espacios en blanco, porque me parece que no siempre saben manejar un grupo grande de personajes y porque finalmente la trama es tan reducida que no permite que conectemos con alguno de sus puntos. “1987: When the day comes” (subtítulo para el mercado internacional, claro), toma esas mismas premisas y después hace todo lo que tiene que hacer de manera impecable.

En 1987, Corea del Sur era controlado por un régimen militar semi disfrazado de democracia (porque obvio) y aunque la sociedad comenzaba a manifestarse, no necesariamente parecía que las cosas estuvieran cerca de su final. Eso hasta que un estudiante universitario muere bajo tortura al encontrarse detenido por el gobierno. Una serie de pequeños hartazgos comienzan a llevar la situación hacia una resolución explosiva.

Con un reparto impecable, tenemos un gran abanico de perspectivas: el fiscal que está harto de tener que cubrir los errores del grupo de mafiosos anti-comunistas del gobierno, los líderes déspotas del gobierno en sus respectivas áreas, los policías y parapolicías cegados creyendo que cumplen con un bien mayor, los periodistas que trabajan en la delicada línea entre lo que pueden publicar y lo que no, la familia del joven muerto que recibe instrucciones sobre el modo en que debe de comportarse ante medios, los estudiantes buscando modos de agruparse en frentes revolucionarios sin llamar la atención, los presos políticos tratando de obtener información desde las cárceles, los encargados de las cárceles posicionándose de uno u otro lado dependiendo de sus convicciones, los ciudadanos que no querían verse involucrados en una revolución pero no puede evitarlo. Y todavía un etcétera. Manejados con el justo cuidado para darles dimensión, dejar que se luzcan los actores y que uno pueda seguir la trama sin mayor complicación, logrando darle la fuerza necesaria para un momento histórico de tal magnitud.

De los actores que más destacan se encuentran los protagonistas de “The handmaiden” (también tremenda joya) Jung-woo Ha y Tae-ri Kim; Yoon-seok Kim, que no identifiqué en ese momento pero lo había visto ya en “Chaser” y que aquí lo quieres matar lentamente; Hae-jin Yoo, uno de esos actores que nos suenan como eterno secundario, aunque es excelente; y para mí personalmente el descubrimiento de Hee-soon Park, que no recuerdo haberlo visto antes pero qué pedazo de papel hace con tan pocos diálogos.

Para cuando necesitamos recordar por qué Corea del Sur es de las mejores cinematografías actuales (independientemente de que lleguen a los Óscares) y sobre todo en el género de acción, una más que recomendadísima producción. Y esperemos que esta primera favorita de la semana augure muchas buenas sorpresas este año.

“1987” es una película surcoreana de 2017. Dirigida por Joon-Hwan Jang (“Save the green planet”, “Hwayi”, es apenas su tercera película) y protagonizada por Yoon-seok Kim (“Chaser”, “Another child”, “Punch”), Jung-woo Ha (“The handmaiden”, “Time”, “The yellow sea”, en puras sale este hombre), Hae-jin Yoo (“A taxi driver”, “Veteran”, “The king and the clown”), Tae-ri Kim (“The handmaiden”, “Little forest”, “Mr. Sunshine”), Hee-soon Park (“A barefoot dream”, “Seven days”, “The scam”) y Eui-sung Kim (“Train to Busan”, “Recuerdos de la Alhambra”, “W: Two Worlds”), entre otros. Tiene 7.7 estrellitas en IMDB, 7.2 en Filmaffinity y 80% en el Tomatometro.