Estas semanas he tenido un poco más de trabajo que tiempo, de modo que se atrasó un poco la Favorita Semanal, en gran medida porque no he visto muchas películas. Con todo, ésta destaca entre las demás, también porque no veo tanta animación como me gustaría y es una verdadera joya.

Tercera película del estudio irlandés Cartoon Saloon del que tal vez ya habrán visto “El secreto del libro de Kells” o “La canción del mar”, las tres conectadas por un estilo muy particular y por un claro interés por culturas antiguas y el poder de la palabra. Dirigida por Nora Twomey (codirectora de “El secreto del libro de Kells”) y basado en el libro de Deborah Ellis, escritora canadiense pero que se ha involucrado mucho migrantes árabes, éste libro en particular nació de entrevistas con refugiados afganos en Pakistán.

Parvana es una niña que vive con su familia durante el dominio de los talibanes en Afganistán. Su padre es un profesor lisiado y sólo ella lo acompaña cuando sale a trabajar tratando de vender cosas en el mercado. Su madre se queda en casa con la hija mayor y el bebé. Pero cuando el padre es detenido y llevado a la cárcel (porque talibanes), la familia se encontrará con el problema de que como mujeres no pueden salir solas a la calle ni realizar ninguna actividad si no son acompañadas por un hombre.

Parvana tendrá que hacer algo que desgraciadamente no era inusual para la época en Afganistán: cortarse el cabello y hacerse pasar por hombre. Porque incluso a su corta edad puede ser vista como jefe de familia, a diferencia de las mujeres de mayor edad. Además de ganar dinero para mantener a su familia, intentará descubrir algo sobre el cautiverio de su padre para tratar de recuperarlo.

Esa una de las líneas argumentales de “The breadwinner” (me conflictúa que en algunas partes la hayan traducido como “El pan de la guerra” cuando la referencia al pan en el título es simbólica: el que gana el pan para la familia), la realista. La otra proviene de la tradición oral y nos deja un vago recuerdo a “Las mil y una noches”, ya que la importancia del cuento popular se va hilando entre los personajes de la familia: el profesor le cuenta historias a Parvana, Parvana le cuenta historias a su hermano menor, luego a su amigo. De modo que la historia va emulando a la realidad y visceversa, pero con todas las ventajas de un cuento fantástico y el recurso visual de otro tipo de animación.

Esta línea, sin embargo, no se impone a la realidad, y en ningún momento debemos olvidar que el contexto en el que las cosas suceden es particularmente duro y violento y desesperanzador en muchos momentos. Incluso cuando se cuenta la historia, hay una herida detrás de lo que se dice.

Al empezar la película no podía dejar de compararla con otra historia similar que parte en gran medida del hecho de que una niña tenga que volverse *el hombre* de frente a la sociedad. Es el caso de “Osama” de Siddiq Barmak. Y es que uno de los puntos centrales de esa película es que no es algo tan fácil como decidir cortarse el cabello, ponerse ropa de hombre y salir al mundo. Es toda una vida (por más corta que sea) de encarnar el miedo de ser mujer, como para que se quite de un día a otro. Y una parte de mí esperaba ver algo más de eso, pero también es parte de aceptar que en este caso la película nos está contando otro tipo de historia (y si es cierto que está basada en historias reales, de otro tipo de experiencias). Así que tuve que dejar de lado lo (muy poco) que conocía sobre el régimen talibán y su impacto en la vida diaria y concentrarme en la vida de Parvana y su familia.

Me parece una película cuya principal preocupación es contar una historia, y que sin preocuparse demasiado por resultar visualmente bella o narrativamente poderosa, lo consigue. Al tiempo que no pierde por completo el aspecto de ternura y de amor propios de una historia de familia, aunque sea en los peores tiempos.

Ya que pude dejar ir algunas cosas mías, la disfrute bastante, me atrapó y me parece injustamente menos conocida que las otras dos del estudio (en general no me molestaría que Cartoon Saloon se volviera más conocido y pudiera sacar más producciones). Así que les invito a darle una oportunidad.

“The breadwinner” de 2017 entre Irlanda, Canadá, Luxemburgo, Estados Unidos, Reino Unido, Filipinas e India. Dirigida por Nora Twomey (“The secret of Kells”) y con voces de Saara Chaudry (“Dino Dana”, “Holly Hobbie”, “Let’s go Luna!”), Soma Chhaya (“Poltergeist”, “Degrassi: Next class”, “Saving Hope”), Noorin Gulamgaus (“RoboCop”, “Private eyes”, “Salvation”), Laara Sadiq (“Eight below”, “2012”, “The invisible”), Ali Badshah (“Shazam!”, “Kim’s convenience”, “Aladdin and the death lamp”), Shaista Latif (“TallBoyz”, “This is the life”) y Kawa Ada (“Shoot the messenger”, “Jihad gigolo”, “The state within”) (no es que sean actores muy conocidos, pero es de destacar que casi todos son afganos o de origen afgano). Tiene 7.7 estrellitas en IMDB, 7.4 en Filmaffinity y 95% en el Tomatometro. Así que bien vale la pena.