Seguramente ya les he dicho cuánto me gusta el cine surcoreano y es una pena que no lo vea más seguido o no me encuentre con suficientes joyas (que yo sé que están ahí, esperándome) más seguido. Por otro lado, especialmente me encanta Byung-hun Lee porque es un actor increíble y porque ha participado en excelentes producciones (basta recordar “I saw the devil”), así que “Inside men” no podía ser más prometedora.

Hasta con pelo chino lo amo.

Debo advertir que la película dura unas tres horas (no sé por qué en IMDB y Filmaffinity dicen que sólo 2:10 horas, a lo mejor vi una versión extendida) y al principio uno no se entera de nada: hay un montón de personajes, de tramas alternas y cambios constantes entre pasado y presente. Pero la acción es entretenida y la paciencia es ampliamente recompensada cuando empezamos a unir todas las piezas y descubrir la imagen que hay detrás de ellas.

De cualquier modo, yo se los explico a grandes rasgos: hay acusaciones de que una importante compañía automotriz está financiando ilegalmente a un político que está busca lanzarse para las próximas elecciones presidenciales. De comprobarse, el escándalo sería enorme e involucraría a mucha más gente de la que parece en un primer momento. Pero, si algo sabemos en México sobre escándalos políticos, es que es muy difícil demostrarlos, porque los intereses detrás de ellos son infinitos y las personas dispuestas a cualquier cosa para mantenerlos ocultos son demasiadas.

Aunque intervienen varios personajes, obviamente tenemos unos clave y a través de los cuales vemos la compleja situación. Por un lado tenemos a Woo Jang-hoon, un fiscal que pasó de ser policía a querer atrapar ‘a los manos’ con la ley en la mano. Enfatizan constantemente que no tiene conexiones, por lo que busca destacar en su área haciendo lo correcto sin importar lo que cueste. Tiene idea de la situación desde momentos muy temprano, pero le resulta especialmente difícil probar la participación de las figuras más importantes. Está Jang Pil-woo, el político involucrado, quien obviamente negará por completo todo de lo que se le acusa, pero también dejará que sean otros los que tengan que limpiar su desastre. Lee Gang-hee es un periodista veterano de un importante medio que tiene intereses económicos con la empresa automotriz involucrada, y quien siempre tiene un as bajo la manga para cuando se necesite. Y finalmente, An Sang-gu (mi amado Byung-hun Lee), un mafioso que empezó siendo de poca monta pero que ha ido escalando gracias a sus contactos con personas poderosas. Pero si hay algo que tienen los gángsters, es que sus cabezas suelen ser las primeras en caer.

Pero vean nomás qué porte.

Como comenté, no es una película fácil de ver, en el sentido de que la trama es bastante compleja y uno tiene que estar atento en todo momento porque es fácil perderse. Pero si uno está dispuesto a hacer ese pequeño esfuerzo de más, es una trama increíblemente bien llevada, con muy buenos personajes, con buenísimas actuaciones (Yun-shik Baek, quien interpreta al periodista, fue toda una revelación para mí, y eso que ya lo había visto en otras producciones). Es un armado cuál reloj en una bomba y que tiene el momento perfecto para explotar. Tal vez hacia el final no puede evitar ese gustito surcoreano por el drama edulcorante, pero incluso se le perdona porque ya para entonces nos sentimos parte de la historia.

Y bueno, ahora que parece que todo mundo se acaba de enterar que existe el cine surcoreano, pues qué mejor que aprovechar el momento (aunque esta producción viene ya desde 2015).

“Inside men” es una película surcoreana de 2015. Dirigida por Min-ho Woo (“The man standing next”, “Man of vendetta”, “The drug king”) y protagonizada por Byung-hun Lee (“I saw the devil”, “A bittersweet life”, “The good, the bad and the weird”), Seung-woo Cho (“Tazza”, “Chunhyang”, “Maraton”), Yun-shik Baek (“Save the green planet”, “The big swindle”, “The face reader”) y Kyeong-yeong Lee (“Pirates”, “Minority opinion”, “Venus talk”). Tiene 7.0 estrellitas en IMDB, 6.9 en Filmaffinity y 81% en el Tomatometro de Audiencia.