Por una parte parece que el que “Across the river” (u “Oltre il guado”) esté como mi favorita semanal es otro de esos casos de “películas que tienen un pésimo puntaje pero a ti te encantan”. Pero por otra veo que al menos tres festivales distintos decidieron darle algún tipo de premio (y no cualquier premio, sino del tipo ‘mejor película’  y ‘mejor director’). Así que tal vez sea una cosa de género. O tal vez se dio uno de esos casos de magia encantadora. Pero lo cierto es que yo la disfruté mucho sin esperar absolutamente nada de ella.

Ni siquiera recuerdo dónde escuché sobre ella, porque ya tenía algún rato en mi lista de películas de terror por ver en algún momento. Pero ahora que veo que fue nominado al Premio Brigadoon de Sitges en 2013, me voy a inclinar a creer que fue por eso (por otro lado, la que ganó en esa categoría ese año no me suena de nada).

Marco es un etólogo (es decir, tipo de biólogo que se dedica a estudiar el comportamiento de los animales en su hábitat natural) que trabaja en la zona entre Italia y Eslovenia. Su labor consiste en recorrer los bosques en su coche-casa y revisar ciertos puntos que ha marcado con cámaras y otros dispositivos para llevar registro del comportamiento de ciertos animales. Eso implica pasar varios días solo y enfrentarse a las inesperadas situaciones que puede presentar la naturaleza. En este caso está dando su recorrido durante una temporada de lluvia y, literalmente, atraviesa un río con el temor de que las lluvias puedan impedirle su regreso en algún momento.

Todo esto, en una película de terror, obviamente es lo de menos.

Y no quiero minimizar a la naturaleza porque sé que también puede ser terrorífica.

Pero en efecto, Marco tiene cosas más importantes por las cuales preocupantes porque al menos parece que hace bien su trabajo. Y que es medianamente bueno en mantener su mente científica ecuánime aunque escuche misteriosos ruidos por las noches que podrían parecer gritos humanos en mitad de la nada. Una noche, siguiendo la cámara de un zorro que está estudiando, llega hasta un pequeño poblado abandonado. Bastante siniestro pero ya dijimos, mente científica ecuánime. En ese mismo poblado y siguiendo al mismo zorro se encontrará con el cadáver de un cerdo salvaje que parece haber sido atacado por un depredador indeterminado.

Y ya sabemos lo que sigue, ¿no?

Ay, no, perdónenme, no son hombres lobo.

Puedo imaginar todos los aspectos negativos que seguro mencionan los que la odiaron o quienes creyeron que pudo ser mucho mejor. Es una película que se sostiene básicamente en un solo actor, por lo cual tiene un diálogo super limitado y que de hecho suele estar enfocado en el aspecto laboral de Marco. Hay una pequeña subtrama paralela, poco abordada, muy desconcertante y que no da todas las respuestas que podemos esperar. Se enfoca más en construir una atmósfera de modo que los sustos son quedos (pero potentes, a mi parecer). Y luego está el asunto de que o tienen poco presupuesto para ciertos aspectos de efectos especiales o decidieron hacerlo super casero en honor a esa bella y larga tradición del cine italiano de terror y su mal maquillaje. Para mí, personalmente, todo abona y todo eso construye una película atípica, lenta, misteriosa y que no busca resolver nada de manera explícita. Porque personalmente creo que el cine no tiene por qué darnos todo super digerido y claro.

Entiendo que ninguno de sus elementos es demasiado original y que en gran medida es una historia de aldea embrujada pero si acaso todavía más minimalista, pero tiene algo que la hace sentir bastante inusual y que a mí me atrapó desde el primer momento de sólo verlo seguir con su cámara nocturna a la fauna de noche. Y bueno, ya si le sumamos una aldea abandonada, maravilla.

Y no les cuento más para que todo sea sorpresa.

Entiendo que no es una película para todos, pero si después de leer esto te sigue llamando la atención, yo hago una más que atenta invitación a que se aventuren y a ver qué sucede.

“Across the river” o “Oltre il guado” es una película italiana de 2013. Dirigida por Lorenzo Bianchini (“Custodes bestiae”, “Occhi”) y protagonizada por Marco Marchese (“Profondo”, “Gemma di maggio”, “Intolerance”) y Renzo Gariup (“Stories from the chestnut woods”). Tiene 5.5 estrellitas en IMDB, 4.7 en Filmaffinity y 44% en el Tomatometro de Audiencia. Pero yo me sostengo en mi posición.