Como ya saben, hacer un top de cómics exclusivamente publicados durante el año es una labor casi imposible. En parte porque un cómic, cuando es serializado, puede tomar años para concluir y yo no suelo empezar historias que no hayan concluido (a menos de que sea engañada, que también pasa), y también porque no es tan sencillo conseguirlos a corto plazo si no son de editoriales muy conocidas y con buena distribución. Así que, por segundo año, hablaremos de mis mejores lecturas gráficas de este año.

Seconds“, Bryan Lee O’Malley

seconds1.5

Bryan Lee O’Malley es un mangaka canadiense capaz de rockear nuestros mundos cada vez que tiene a bien publicar una novela nueva. Aunque “Seconds” es mucho más breve que “Scott Pilgrim” (es mucho más novela que serie) y parece seguir más sobre la línea de “Lost at the sea” (su opera prima), es una muestra más de las capacidades del autor para retratar universos fantásticos que en realidad son un reflejo de cuestiones bastante personales y psicológicas. Katie, la protagonista, se ve de pronto con la posibilidad de alterar sus decisiones pasadas, ¿y no es eso algo que todos soñaríamos temer? Pero el meterse con el pasado es un vicio tóxico y que no tarda mucho en empezar a contaminar también su presente. Si le sumamos su bello estilo aquí cuasi Astroboy y su fresco humor, es sin duda una excelente recomendación para cualquiera.

Miracleman“, Alan Moore & Garry Leach & Alan Davis

miracleman1

Hasta el momento última lectura del año y es que Alan Moore no puede faltar en un top de lo mejor del año. Si “Watchmen” ya nos había demostrado desde hace muchos años lo que es capaz de hacer con el género de superhéroes, sorprende encontrarse con “Miracleman”, una pieza anterior y en la que se encarga de un personaje existente (con toda una historia no siempre demasiado seria detrás) y el modo en que lo transforma a su manera. Una historia que comienza llena de tópicos aunque con una excelente narrativa y se va convirtiendo en muy pocos números en una maravilla literaria. ¿Qué más necesita Alan Moore que haga por él? ¿Que me lea su novela de 1,200 páginas? En una de esas lo hago mi propósito para el próximo año.

Buscavidas“, Carlos Trillo & Alberto Breccia

buscavidas1.5

Otro que repite por segundo año en el top de cómics es Alberto Breccia, aunque ahora sea de la pluma de Trillo y no de Oesterheld (aunque algo de él hay en la historia). Una propuesta oscura, extraña, cuyo protagonista se recorta sobre un universo-página en negro y nos recuerda más a viñetas mal trazadas que a una historia de vidas coleccionables, desechables, trágicas. El buscavidas que da título a la historia es una obesa casi mancha que gusta de escuchar las anécdotas penosas de las personas a su alrededor y hacerlas parte de su colección. Ese mundo que trazan es terrible pero también, a su manera, maravilloso. Y hablando de coleccionistas de vidas, por ahí podremos encontrarnos fugazmente algún Mort Cinder.

JoJo’s Bizarre Adventure: Diamond is Unbreakable“, Hirohiko Araki

jojos4 1

Siguiendo mi tradición de leer una saga de JoJo al año, sólo puedo decir que ese universo psicodélico y con asteroides es cada vez mejor. Si yo creía que no podría amar más a otro JoJo que a Jotaro, me vengo a encontrar acá con una convención de JoJos y una historia que se va alejando un poco del reto shonen para convertirse en un caos multidireccional con un asesino en serie de por medio. Mejores personajes, mejores batallas, mejores trazos, mejores historias alternas, mejores poderes. En esta aventura bizarra todo va a más y todo se vuelve más raro. Me faltan todavía cuatro sagas más y no puedo ni imaginarme lo que me esperan. (Igual, se anunció que mi también amado Takashi Miike está por adaptar en live-action justo esta saga del manga)

As the gods will“, Muneyuki Kaneshiro & Akeji Fujimura

asthegodswill1

Aunque tiene ciertos aspectos de la trama que no me encantan (como el fan service sin contexto y el hecho de que aparentemente hay que leer la segunda parte para enterarse de todo), lo compensa con una premisa bastante disparatada, violenta y en general bien retratada a lo largo de la historia si uno se concentra en el solo hecho de adolescentes sobreviviendo a juegos infantiles mortales. Las ideas sangrientas que se van hilando y el estilo con el que retratan bastante adecuadamente toda esa sangre, conforman sin duda lo mejor de un manga vertiginoso que es bastante entretenido de seguir. Con todo, es probable que pueda sustituirse enteramente por el live-action adaptado de Miike (amado Miike una vez más) sin mayor problema.

Black paradox“, Junji Ito

blackparadox1

Sin ser la mejor obra de Junji Ito (y dado que tiene algo de moderado, me atrevería a creer que el propio autor es consciente de eso), siempre se agradece encontrarse con pequeñas series suyas para complementar sus increíbles historias cortas. Lo que empieza como un posible one-shot (un grupo de jóvenes se conocen por medio de una página suicida y hacen un pacto para matarse juntos) va desembocando en una extraña trama sobre ‘black paradoxes’, un montón de esferas cuyo origen oscila entre lo místico y lo espacial y que en realidad forman en el alma o el estómago de estos jóvenes suicidas. Cosa de todos los días en el mundo de Junji Ito. Además, tiene el plus de completarse con la historia corta “The licking woman” que es increíble y yo agregaría que este año también leí “The human chair” y que nada parece indicar que Ito abandonará pronto su trono como el mejor mangaka de terror actual.

No olviden compartir sus mejores lecturas gráficas del año, a ver si nos las proponemos para el siguiente.