Tanto tiempo esperando esta película, largamente anunciada, y por fin está aquí. Con un terrible título que podría haberme confundido hasta perdérmela, pero no.

Tengo la impresión de que la película se estrenó sin mucha pena ni gloria. Y es que llamándose “Lazos perversos” no se podía esperar mucho más, no sé si los traductores de títulos piensan que apostar por el morbo va a conseguir muchos más espectadores que poner grandote en el poster “Del aclamado director de ‘Oldboy'”. O dejarle el título de “Stoker”, que es un apellido, y que no creo atraiga/moleste mucho más al posible público.

stoker2Corea del Sur es una de esas cinematografías exitosas que todavía no han sido demasiado tentadas por Hollywood. Funciona de manera bastante efectiva, a su modo, y no parecía que muchos directores o actores tuvieran prisa por saltar a una fama más estadounidensemente internacional. Eso hasta hace un par de años. Aunque la situación entre las dos Coreas ha alcanzado un nuevo límite en su historia reciente, desde hace un tiempo que la tensión ha incomodado a la industria del cine, previendo que si la cosa se complicaba mucho más, el entretenimiento surcoreano no iba a ser precisamente prioridad. Y de aquel tiempo es que algunos directores comenzaron a planear sus primeras producciones hollywoodenses, para probar el mercado.

Pero de eso nos avisaron hace tanto tiempo que ya casi lo habíamos olvidado. Recientemente llegó también a nuestras salas (durante poco tiempo y también sin despertar ninguna pasión, al parecer) el que fuese el retorno de Schwarzenegger al cine de acción, pero que era también la opera prima de Kim Jee-Woon en Hollywood, uno de los más importantes directores surcoreanos actuales. Pero independientemente de lo que haya pensado de ese tributo al cine de acción retro, y de mi profundo amor por Kim Jee-Woon, hablar de Park Chan-Wook (con un proyecto todavía más largamente anunciado) son palabras mayores.

stoker3

Cuento con que al menos una de estas películas les suene.

Tras lo que podría verse como un pequeño bache en su filmografía, “Thirst” (no me importa que imdb diga que tiene 7.1 estrellitas), el director había dejado pasar cuatro años en los que apenas presentó un par de cortometrajes. “Stoker” era su regreso a la pantalla grande, con posible bombo y platillo (al menos a escala internacional), y para ello había optado por un thriller sangriento de la mano de una actriz de moda, una antigua realeza de Hollywood, y Ozymandias. Con un poster que, además, me recordaba bastante a “A tale of two sisters”.

stoker4

¡Fue la madrastraaaaa!
(Podemos asumir que todos los poster siniestramente familiares me recuerdan a “A tale of two sisters”)

La vida de India Stoker cambia drásticamente el día en que cumple 18 años. Su padre muere en un extraño y dramático accidente, se queda sola con una inestable madre con la que tiene poca confianza, y un tío del que desconocía su existencia hasta entonces aparece con una candidez extraña anunciando que se quedará una temporada con ellas. Si de por sí la situación no es particularmente agradable, la joven apenas está por descubrir el radical cambio que tomará su mundo a partir de esa desafortunada serie de eventos.

stoker6

¿Ya están intrigados?

Lo cierto es que esas premisas vagas nos pueden sonar a que ya hemos visto mil veces la película. ¡Obvio el tío es el culpable! ¡Obvio ella es la asesina pero no se había dado cuenta! ¡Obvio el papá no está muerto! Obvio todo es un sueño. Ah, y eso sin entrar en todas las posibles connotaciones perversas e incestuosas que obviamente el título alude. Vamos, que este cuento de la familia atípica ya nos lo contaron mil veces, Park Chan-Wook, ¿de qué nos estás hablando?

stoker7

(Pero esas familias atípicas no tenían a Nicole Kidman, quien ya sabemos es un robot)

Lo primero que nos cautiva es la cuidadísima fotografía y el delicado ritmo visual que la narración adquiere desde el primer momento, fluyendo a través de unas tomas a la naturaleza que rodea a una evasiva Mia Wasikowska y guiándonos por su tersa voz que nos habla de revelaciones. El mundo que el director construye es alrededor de ella, India Stoker, y su presencia y voluntad prevalecen por sobre toda la ambientación, por sobre toda reinterpretación visual y auditiva, haciéndonos sentir espectadores en primer persona, pero espectadores ocultos condenados a ver quizás más de lo que querríamos, escondidos, sabiendo que en algún momento lo que no debería ser revelado saldrá a la luz.

stoker8Entonces es que llega el primer golpe. El que creeríamos sería el inesperado giro final sucede a los quince minutos de haber empezado la película y todo lo que pensamos sería un regular camino a través del thriller tiene que replantearse. Si ya sabemos *la verdad* (una verdad, al menos), ¿qué es lo que nos queda por conocer? Y si primero parecía que lo sospechoso eran las acciones, pronto entendemos que lo que se nos oculta está detrás, que lo que tenemos todavía que conocer son los individuos. Y lo que parecía ser una típica familia atípica se convierte entonces en el misterio.

La anterior película del director, como ya les he mencionado, fue “Thirst”, y es una revisión del mito del vampiro filtrada por la visión del surcoreano. Excelente idea (un inicio brutal) pero no la mejor de las realizaciones (sobre todo para alguien que venía de una impecable trilogía de venganza). Que se suma al hecho de que en los últimos años hemos tenido demasiados vampiros cinematográficos como para arriesgarnos cada vez que alguien quiere descubrir el hilo negro. Pero mi impresión es que a Park Chan-Wook realmente le gustan los vampiros, y aunque el guionista de la historia especificó que estaba más inspirada en Hitchcock que en Bram Stoker, no creo que ese apellido haya pasado desapercibido para el director, quien rodó, a su modo, una película con toda la ambientación que un clásico literario de vampiros hubiera soñado y sin perder su efectividad ante el trivial detalle de no incluir vampiros. La fascinación por la sangre, la presencia anacrónica de sus personajes, el arte con dejos victorianos en la fotografía y la ambientación, esa enorme casa que ante sus secretos se nos revela monumental y siniestra como un castillo. Y las extrañas y caprichosas criaturas que la habitan.

Corea del Sur, me parece a día de hoy, la nacionalidad que mejor thrillers produce. No hay que pensar sólo en “Oldboy” que es una obra maestra, pero incluso películas que para ellos son algo así como ‘el entretenimiento del verano’ tienen una calidad envidiable en cuanto a tramas del género se trata. Pero lo que Park Chan-Wook consigue aquí, sin perder de vista que no deja de ser un producto hollywoodesco que aspira al blockbuster, es un thriller impecable, actual, con toques a lo Hollywood clásico y cine europeo de antaño. Todo ello sin olvidarse de incluir actores atractivos (que cumplen más que adecuadamente con su papel), una excelente fotografía (no se arriesgó y se llevó a su director de fotografía de confianza, Chung Chung-hoon), y una serie de tópicos que nunca dejan de estar de moda.

stoker10

Como chicas con poca ropa. Obvio.

Nunca he sido muy fan de Mia Wasikowska (ni siquiera puedo escribir su apellido sin corroborarlo), y después de la infame “Alicia en el País de las Maravillas” de Burton hasta la odié. Pero ¡recelos disipados! Estoy dispuesta a confiar ciegamente en ella después de esta excelente actuación. Creo que hay pocas cosas más gratificantes (en cuestión de actuaciones, claro) que creerte por completo un personaje y estar convencido de que nadie lo podría haber hecho mejor que el actor en cuestión. Y Mia es India Stoker. Nicole Kidman, quien no había vuelto a sonar demasiado en sus producciones (yo hasta juraría que *se alejó de la actuación* pero imdb me dice que no, tiene al menos una producción por año), parece estar despegando de nuevo ahora que ha aceptado su edad y no se limita a querer verse bella (antes de la película pasaron el trailer de “The paperboy”, donde también actúa). Aunque su papel podría parecer el más limitado lo cierto es que lo cumple a la perfección. Y creo que incluso con esa cierta decadencia (física y emocional) se ve todavía más atractiva. Y finalmente, Matthew Goode, a quien sólo recuerdo como Ozymandias y a quien también odié por ello (que es más culpa de la película que de él, lo sé), luce espectacularmente como el tío en discordia. Maravilla de trío histriónico, uno no lo imaginaría nada más de ver el poster.

Se podría decir que a los surcoreanos no les está yendo nada mal en Hollywood, y con todo espero que Kim Jong-Un se ponga a ver las películas de su padre y desista de atentar contra la cinematografía surcoreana (y el resto de su civilización). Y todos sean felices.

stoker11

“Stoker” o “Lazos perversos” (pronunciarse en español sólo con un tono lo más perverso posible) es una co-producción estadounidense y británica (y surcoreana, en mi corazón) del 2013, dirigida por Park Chan-Wook (“Oldboy”, “Señorita Venganza”, “I’m a cyborg but that’s ok”), y protagonizada por Mia Wasikowska (“Alicia en el País de las Maravillas”, “Jane Eyre”, “The kids are all right”), Nicole Kidman (“Moulin Rouge”, “Los otros”, “Ojos bien cerrados”) y Matthew Goode (“Watchmen”, “Match point”, “A single man”). Tiene 7.6 estrellitas en imdb y se las merece todas. Está en cartelera al menos hasta la próxima semana aunque tengo la impresión de que no la pusieron en demasiados cines y que no la dejarán mucho tiempo. Espero equivocarme pero igual aprovechen.