Los cómics, a diferencia de las películas, requieren una mayor inversión de tiempo y concentración, y tienen menos probabilidad de que un inesperado giro sobre incesto venga a salvar abrumadoramente la trama. Pero tienen también sus propios recompensas, y aunque prácticamente toda mi lista desfiló por la sección durante el año, aquí viene una útil y breve guía sobre mis lecturas de 2015 (en absoluto publicadas durante el año) que recomiendo ampliamente a todos los que disfruten la lectura.

Fun home“, Alison Bechdel

funhome1Alison Bechdel fue mi mejor descubrimiento del año en lo que se refiere a novelas gráficas. Tras hablar tan familiarmente del test Bechdel por años, me tocó adentrarme en su obra más narrativa (la mayor parte de su carrera ha sido con viñetas) con “Are you my mother?” y casi inmediatamente “Fun home”, una poderosa historia autobiográfica sobre su relación con su padre. Con una reflexión constante sobre la cuestión misma de escribir historias, una serie de referencias familiares que se mezclan a cada momento con literarias y una complicada red de situaciones delicadas, “Fun home” es un texto poderoso y que invita a enredarse en él a cada paso, a cuestionarnos a nosotros mismos y a buscar obsesivamente cada uno de esos simbolismos. A mí cada año me tocan muy pocos libros a los que les doy cinco de cinco estrellitas (éste año fueron tres) y éste, sin pensarlo, es uno de ellos.

In the flesh“, Koren Shadmi

intheflesh1Cuando la portada me advertía que estaba por adentrarme en una pesadilla de Cronenberg o Clowes, no mentía, aunque nada parecía delatarlo en aquel momento. Si nos guiamos únicamente por “In the flesh”, Koren Shadmi nos parece un autor israelí que tomando referencias bastante claras consigue crear un mundo oscuro y perturbador donde nada es lo que parece. Sobre todo, los individuos y sus limitaciones corporales no son lo que parecen. Una serie de historias sobre deseos, obsesiones, fetiches y traumas nos van atrapando sin conducirnos necesariamente a ninguna parte. Un increíble mundo de pesadilla que es, además, la publicación más reciente de las incluidas en esta lista, al haberse editado en el 2009.

The boys“, Garth Ennis & Darick Robertson

theboysCon tanta realidad alterna en que se trata, desde mil distintas perspectivas, de darle una dimensión más ‘realista’ a los superhéroes, uno ya no sabe cómo guiarse, pero “The boys” sin duda es una opción con un *realismo* de lo más visceral y que no se toca el corazón con el exceso de sangre. En un mundo sobre todo superpoder conlleva una gran superresponsabilidad, los supers son obviamente unos desgraciados que abusan de su condición para hacer lo que quieren. Y ahí es donde entran ‘the boys’ para tratar de equilibrar un poco la situación. Un poco. Con muchísima violencia. Oscura y divertida, pese a rozar constantemente el abuso de estereotipos y personajes un poco desesperantes, sin duda es la pieza que -hasta el momento- más he disfrutado de Garth Ennis.

The League of Extraordinary Gentlemen“, Alan Moore & Kevin O’Neill

ligaextraor1Esta lista no está en orden descendente, ¿vale la aclaración? Perdóname, Alan Moore.

Un clásico que no tenía excusa para no haber leído completo (tampoco lo leí todos los otros tomos que el Sr. Moore tuvo a bien publicar después de su cuasi perfecto arco original) pero que sin duda cayó perfecto en el momento adecuado. Si uno tiene únicamente como marguen ese collage pop literario que fue su adaptación cinematográfica, no tiene idea de lo que es adentrarse en una recreación histórica planeada por la fijación perfeccionista de Alan Moore. Además de sus más que interesante protagónicos, cada uno de los detalles, guiños y referencias no tiene desperdicio. Y bueno, Nemo, probablemente podría ganar el Premio Sam 2015 al mejor personaje masculino en cómic.

Onward towards our noble deaths“, Shigeru Mizuki

onward1Porque no podía faltar algo de Japón, Mizuki fue mi descubrimiento del año justo antes de su muerte. Una personalidad fascinante que combatió durante la Segunda Guerra Mundial, sobrevivió a muchos mangakas clásicos y terminó haciéndose famoso por mangas de yokai. “Onward towards our noble death” es un recuento casi autobiográfico sobre la kamikaze defensa de Rabaul en Papúa Nueva Guinea. Con un estilo bastante simple y que en momentos puede hacer que confundamos a los personajes, la historia se concentra en el cruel recuento de una situación trágica sin abusar del dramatismo. Contrastando con muy detallados escenarios y con un tono desenfadado que en muchos momentos para subrayar mejor las infrahumanas situaciones representadas, la novela es una contundente protesta en contra de la guerra y de la absurda filosofía bélica de Japón.

Mort Cinder“, Héctor Germán Oesterheld & Alberto Breccia

mortcinder1Una de nuestras últimas reseñas, demostrando que hay la posibilidad de sorpresa en cualquier momento del año, y para no dejar fuera a América Latina. Desde Argentina, Oesterheld ya no tiene por qué demostrar que es uno de los grandes de la historieta argentina y mundial. Con el fantástico y desordenado estilo de Breccia, Mort Cinder se construye como un personaje-símbolo a lo largo de una serie de historias autoconclusivas que van de la ciencia ficción a la historia y cuyo motor es la inmortalidad (o su infinita mortalidad) de este poderoso protagónico. La publicación más antigua de esta lista (1962) y quizás por ello una prueba de lo que puede resistir una obra al paso del tiempo, en este caso concreto demostrando también cuán vigente sigue estando la crítica perspectiva del autor sobre la historia.

El título de cada una de las obras los remite a la reseña completa de la misma. Sean libres de compartir sus cómics favoritos de este año y felices lecturas para el 2016.